Terminé el discipulado ¿Terminé?

Terminé el discipulado  ¿Terminé?

Seguimos con nuestra serie sobre el discipulado. Hoy me referiré a una expresión que escuchamos con bastante frecuencia: “Terminé el discipulado”. Generalmente esa expresión hace referencia a que el “creyente” concluye un proceso formativo corto o de mediano plazo, en el cual recibe algunos fundamentos o enseñanzas, que le ayudarán a crecer espiritualmente.

Muchas iglesias, creo que la gran mayoría, tienen de una u otra forma estos procesos, algunos los llaman clases para nuevos creyentes, otros le llaman seguimiento, encuentro, escuelas de formación o liderazgo, etc. Algo que es común, a este tipo de procesos, es que tienen principio y tienen fin.

La pregunta que planteo, en el título del artículo, tiene que ver con el hecho que, para muchas personas, ese proceso, parece dar por terminado algo que realmente nunca termina. Un discípulo no se hace de la noche a la mañana, es un proceso permanente, continuo, de toda la vida… NUNCA se deja de ser discípulo, por tanto, el proceso formativo y de crecimiento, de un discípulo, nunca termina.

Mientras se es creyente, se es discípulo y aprendiz. Un problema real que ahora tenemos, es que muchos piensan que una persona entrega su vida a Cristo, asiste a algunas clases formativas, denominadas discipulado, y culminado ese proceso, ya terminó el discipulado… eso no es así… el discipulado tiene un comienzo, pero no tiene fin.

El discípulo y, por ende, el discipulado, es un proceso inacabado, es un desafío permanente, continuo. El mandato de mateo 28 de ir y hacer discípulos, no establece un tiempo determinado… cuando miramos Efesios capítulo 4, vemos como Pablo describe a un creyente en constante crecimiento, con una meta a muy largo plazo, de desafíos, de altas y bajas… pero siempre con la mirada puesta en el autor y consumador de la fe.

ahora te pregunto: ¿Ya terminaste tu discipulado?

Añadir Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Phone: 3005215708
Barrio San Fernando
Carrera 31 # 6-37